Abandonware, Juegos PC

Dune, de Cryo

El juego que recuerdo con mas cariño de mi adolescencia es sin duda este: Dune, de Cryo Interactive. Publicado en 1992, con una de las mejores músicas que jamás se ha escrito para un juego de PC, Dune dejó una indeleble marca en mi psique. Pasé horas, muchas horas jugándolo y escuchando la música. La premisa del juego es sencilla: Derrotar a los enemigos de tu casa, los Harkonnen, y controlar la producción de especia en Dune. Pero hay muchas mas cosas en este juego… así que vamos con el repaso a cada una de las características que hicieron de Dune el juego que todavía tengo instalado en el DosBox, y a veces ejecuto en 2016, solo para maravillarme con el juego, y, como no, escuchar la música.

Gráficos

Para empezar, es un juego de DOS, publicado hace mas de 20 años. Aún así, tiene algunas características gráficas que lo hacen único. Las gamas de colores están realmente bien trabajadas, de forma que en función de la hora del día en la que estés, verás las cosas de un tinte u otro de color. Para muestra, unas imágenes:

Al ocaso, anocheciendo

De noche

Al amanecer

De día

Casi nada, ¿verdad? La sensación de estar de noche o de día, de ver el anochecer y el amanecer, el cielo cambiando de color y la luz alterándose, es una de esas cosas que no aparece hasta mucho mas adelante como standard en los juegos de PC. Esta gente de Cryo lo hizo en 1992. Y les quedó de cine, os lo aseguro. La animación en si, realmente suave. Uno de esos detalles que hacía de este juego algo muy exquisito. Por lo demás, los personajes están muy bien dibujados, y las animaciones son también muy buenas. Incluso hay una primitiva funcionalidad de asociar el movimiento de los labios a lo que van diciendo los personajes. En la versión de CD del juego, las voces de todo lo que dicen los personajes está grabada, y la verdad es que el movimiento de los labios coincide, mas o menos con lo que dicen los personajes. Otro detalle de lujo para la época.

Jugabilidad

El juego no es demasiado dificil, la verdad. En una época en la que no había Internet, descifrar las reglas de un juego era parte de la experiencia de jugarlo, y tras algunas partidas en las que me mataban, acabé entendiendo la mecánica de juego. Que no sea dificil no quiere decir que no tenga interés, mas bien al contrario. Tienes que manejar tres aspectos principales del juego: la especia que produces, tu capacidad militar, y la interacción del protagonista, Paul Atreides, con el resto de personajes que pueblan el mundo de Dune. Producir especia no es complicado, porque el juego te va guiando bastante a este respecto. La parte militar es algo mas compleja, primero tienes que usar a Gurney Halleck para entrenar las tropas Fremen, y despues ir buscando fortalezas de los Harkonnen e irlas tomando. Pero cuidado, si atacas ciertas fortalezas demasiado bien protegidas, puedes perder todas tus tropas (mueren o son capturados), lo cual supone un verdadero problema.

La parte de interacción con los personajes es donde el juego mas brilla, en mi opinión. Para empezar, el juego comienza con solo dos personajes que no son el jugador: Leto Atreides y Jessica, el padre y madre de Paul, respectivamente. Según vas avanzando, irás conociendo cada vez mas personajes, marcando el conocerlos o interaccionar con ellos un avance en la historia, así como un aumento de las capacidades especiales de Paul.

Montar en ornitópteros, buscar sietchs escondidos, cabalgar un gusano, comunicarte telepáticamente con los Fremen, y más. Dune va poco a poco introduciéndote en la historia, de forma que para cuando respondes los pedidos de especia del emperador, empiezas a estar mas envuelto en la historia.

Con un interfaz realmente bien diseñado (se puede jugar con ratón, o solo con el teclado), el juego se deja jugar una y otra vez. Nada de controles anticuados, a menudo típicos en aplicaciones de DOS. Se siente muy moderno al jugarlo.

Música y Sonidos

La gran joya del juego es la música. Tan buena es, que se publicó separadamente, en formato de CD, bajo el título: «Dune: A Spice Odissey». Es casi imposible de encontrar (el CD), dado que solo se vendieron pocas unidades del mismo, y tras un tiempo, se descontinuó la edición del mismo. Pero la música se puede encontrar en Internet. No puedo dejar de recomendar escuchar las magníficas composiciones de Stephane Picq, que es quien compone casi todos los temas de la banda sonora.

El apartado sonido no está nada mal. Haciendo uso de las capacidades de las SoundBlaster Pro de la época, los sonidos del juego están muy bien logrados, siendo algunos especialmente buenos (el sonido previo a recibir un mensaje en la sala de comunicaciones), y en general, contribuyendo a una atmósfera totalmente, repito TOTALMENTE dominada por la música. Es hipnótica, en el buen sentido de la palabra.

Con DOSBOX se pueden emular diferentes tarjetas de sonido. Mi configuración preferida para este juego es una SoundBlaster 16bit, que en su momento fue una brutal pieza de hardware, que revolucionó totalmente el sonido en los PC de aquella época. Para el interesado, las SoundBlaster fueron todo un avance en su momento. Recuerdo jugar con el único sonido siendo el PC Speaker, y no era para nada lo mismo.

Conclusión

El juego es, para mi, una gema. No soy el único que opina lo mismo, en casi todas las reseñas del mismo que he leído en internet a lo largo de los años, todo el mundo lo recuerda como un juego muy bueno, con una música especialmente buena, que mas de uno (incluyéndome a mi), pasábamos horas escuchando.

Hubo un Dune II, desarrollado por Westwood, que tuvo mas éxito que este Dune (de hecho, es el «padre» del Warcraft I), y Cryo solo tuvo un éxito mas: Lost Eden, tras lo cual fue desapareciendo del mapa. A día de hoy, Cryo no existe ya, y solo en internet, en sites de abandonware, se pueden encontrar las gemas que produjeron en su momento. Para aquellos que nunca tuvieron la oportunidad de experimentar como era jugar en la era del MS-DOS, Dune es un magnífico ejemplo de lo buenos que podían llegar a ser algunos juegos en aquella época. Y para los que ya jugásemos a Dune en su momento, siempre es muy agradable volver a sumergirnos en el juego, con su música siempre presente, y nunca de mas.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *